El césped puede aportar un gran valor estético en el jardín. Pero es importante elegir la especie más adecuada para cada lugar, y esto dependerá de la disponibilidad de agua, el clima, las horas de sol y del uso que se le quiera dar. En SATIVA jardiners implantamos céspedes poco exigentes con la humedad. Son especies de origen costero de climas cálidos que se caracterizan por requerir un bajo consumo hídrico, ya que suelen desarrollar unas raíces muy profundas que les confieren una gran resistencia a la sequía. Además, el reducido riego que necesitan se traduce en una importante reducción de enfermedades por hongos y del mantenimiento, ya que no precisan de muchas siegas. El aspecto de estas variedades es muy bueno durante las épocas de más calor y, en función del frío y la especie, en invierno suelen quedar en colores desde el rojizo hasta el paja. Una vez vuelve el calor recuperan su aspecto verde y frondoso.