Mantener el césped sana puede suponer mucho trabajo pero con un robot cortacésped el corte del césped se hace por sí solo y sin supervisión. Gracias a su tecnología de última generación, los robots cortacésped están diseñados para funcionar bajo cualquier climatología y con pendientes de hasta el 45%. Cuando el robot encuentra un obstáculo, simplemente, se detiene y cambia de dirección por sí mismo. Un dato importante es que cortan poco pero a menudo, lo que se traduce en un césped sana y cuidada. Y, gracias al movimiento aleatorio, las hojas de acero de carbono cortan el césped cuidadosamente desde todos los ángulos, ayudando a que crezca con más fuerza e impidiendo el crecimiento del musgo y malas hierbas. Además, incorporan un temporizador de clima que ajusta el corte a la velocidad de crecimiento del césped y la climatología, y una función de corte puntual que detecta si la hierba es más alta en una determinada zona.